Migración a la nube ¿haces un uso inteligente de tu infraestructura de TI?

Equipo Sofka
27 enero, 2021
Comparte
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Sin importar el enfoque de la empresa, tamaño o sector al que pertenezca, los beneficios de apostar a la nube son evidentes y hacen parte de las tareas que deben implementar las compañías que tengan la intención de transformar sus operaciones y hacerlas óptimas para efectos del rendimiento y la continuidad del negocio.

La pregunta es, ¿cuáles son puntualmente los beneficios que pueden percibir aquellas que deciden correr el riesgo? 

Para resolver la pregunta anterior, traeremos a colación tres aspectos fundamentales que vienen con la migración a la nube:

Ahorro en costos. ¿Estás dispuesto a seguir invirtiendo en infraestructura física?

Una de las condiciones para la implementación de infraestructura física es la disposición de data centers y contar con un área operativa que mantenga, actualice y evolucione la plataforma tecnológica con la que se cuente (Windows, Linux, Unix).

De manera tal que, las implicaciones de contar con este tipo de infraestructura generan un aumento en costos de licenciamiento.

Si entramos a analizar algunos aspectos sobre las implicaciones de contar con infraestructura física, lo primero que debemos tener en cuenta, es que esta forma de almacenar la información o alojar soluciones tecnológicas, implica una adaptación del sistema a la medida, de acuerdo con los cambios en la infraestructura del software. 

Para implementar cualquier solución (OnSite), las compañías deben asumir costos por licenciamiento que cuentan con unas características específicas que limitan cualquier actualización y deben ajustarse al hardware disponible en las empresas. Algunos ejemplos:

  • Licencias del sistema operativo. Dependiendo del tipo de desarrollo o tecnología utilizada. Ejemplo: Windows Server.
  • Licencias de servidores de aplicaciones. Ejemplo: IIS (Internet Information Services), servidor de aplicaciones de Microsoft, entre otras.
  • Actualizaciones realizadas de forma manual por un equipo especializado.

Migrar a la nube les permite a los negocios desentenderse de los costos operativos y de licenciamiento que conllevan, ya que cuentan con un respaldo que les permite continuar con la operación de la compañía, el almacenamiento de datos, entre otros.

Lo anterior nos permite validar la teoría de que una migración a la nube tiene una incidencia importante en el presupuesto del negocio.

Escalabilidad. La nube se ajusta a tus necesidades.

Cuando hablamos de escalabilidad, hacemos referencia a la capacidad de adaptación de la infraestructura de tu compañía. Los beneficios de esta característica además del ahorro en costos se traducen en la respuesta óptima de las empresas a los cambios en las necesidades de almacenamiento de información y soluciones tecnológicas de la compañía. A continuación, dos aspectos principales:

  • Gestión de crecimiento: uno de los principales problemas que resuelve la escalabilidad, es la gestión de crecimiento en la carga de datos, que puede resultar una tarea demandante en términos de tiempo y personal involucrado. En consecuencia, migrar a la nube, permite una fácil adaptación al crecimiento del flujo de información.   
  • Flujo de trabajo: la migración de datos a la nube también permite a las empresas afrontar un alto flujo de trabajo, ya que aliviana cargas y se ajusta a la demanda de manera flexible, sin necesidad de que exista intervención manual para su correcta gestión. 

Un buen ejemplo de escalabilidad, podemos verlo en el sector retail, cuyo comportamiento fluctúa y en este sentido, debe adaptarse al ritmo acelerado de demanda de compras y de un mercado online cambiante. Desde el punto de vista anterior, para estos minoristas dejará de ser una necesidad, pronosticar el tráfico de su ecommerce y así enfrentar con oportunidad y capacidad de gestión el tráfico de usuarios. 

Hace mucho que la seguridad dejó de ser un problema.

Si de seguridad se trata, el mundo empresarial siempre ha cuestionado la capacidad de custodia de los datos en la nube, pues aún persisten dudas sobre su conveniencia en la protección y el control de la información sensible de las compañías. 

Sin embargo, hoy en día este no debe ser un problema teniendo en cuenta que en la nube los datos tienen la capacidad de encriptarse y de realizar un proceso de backUp automático. De todas formas, es importante tener en cuenta dos factores que facilitan la custodia de la data desde el inicio del proceso de migración:

  • Proceso de transferencia de datos: recuerda que la información crítica de tu empresa es la más sensible, esta perspectiva es clave para que el proceso de transferencia se realice de forma segura gracias a los mecanismos de seguridad como encriptación y cifrado a nivel de: canal, aplicación e infraestructura tecnológica.
  • Certificaciones de cumplimiento: es importante tener en presente que la nube cuenta con los certificados de seguridad más importantes a nivel mundial. Algunos ejemplos son Microsoft Azure, Amazon Web Services y Google Cloud Platform.

Un ejemplo clave de que la seguridad ya no debería ser una preocupación para el proceso de migración de datos a la nube, son las empresas del core bancario, que han sido pioneras en este proceso. 

Teniendo en cuenta que la información que manejan este tipo de compañías es sensible, está regulada y debe responder a una política de tratamiento de datos, podemos estar tranquilos de tomar esta decisión para beneficio de las empresas en el ahorro de costos, la escalabilidad o adaptación de soluciones en la nube y la seguridad en la información. 

Más artículos