Propiedad colectiva de la calidad

Equipo Sofka
18 noviembre, 2022
Comparte
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Autor: Juan Vasco

Te has preguntado en algún momento ¿Qué tan responsables son todos los miembros de tu equipo con la calidad? y sabes desde tu rol ¿Cómo aportas en cada uno de los niveles de calidad dentro de tu equipo de trabajo?

Un poco de historia

Como dice la frase popular: “el pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla”, por ello es importante recordar que tiempo atrás existía una falsa creencia acerca de la calidad de software. Erróneamente se pensaba que la calidad era una responsabilidad única y exclusiva del Tester, que la calidad se conseguía sólo hasta el final del ciclo de vida de desarrollo a través de la comparación de una cantidad exorbitante de requisitos contra un producto de software cuya implementación tomó meses o años inclusive.

Además de esto, se evidenciaba una división muy marcada entre Desarrolladores y Testers, hacían parte de equipos totalmente independientes que muchas veces no se conocían entre sí, no primaba entre ellos el trabajo en equipo, no compartían los mismos objetivos y libraban batallas campales sobre si un defecto lo era o no o sobre cuál era el correcto funcionamiento de la aplicación.

En esa era de antaño, parecía que los Desarrolladores construían el producto sin mucho interés en la calidad, pues sabían que al final del proceso iba a entrar un equipo a “explotar la aplicación” y a detectar todas las posibles anomalías de la implementación. Y así era, se detectaba una gran cantidad de efectos que desencadenaban en grandes reprocesos con impacto muy alto sobre el proyecto, retrasando las puestas en producción, extendiendo la duración del proyecto en tiempo y aumentado sustancialmente los costos, además del efecto negativo que generaba en la confianza y satisfacción del cliente con el producto final.

El agilismo en la propiedad colectiva

Fueron muchas las condiciones tortuosas que se vivieron entorno a la calidad, pero para nuestra fortuna, desde hace aproximadamente unos 8 años, se empieza a posicionar el Agilismo como marco de trabajo en el desarrollo de software. 

Las metodologías ágiles trajeron consigo una filosofía de trabajo más centrada en la interacción entre todos como equipo, con objetivos y logros comunes, donde ya no hay bandos diferentes (Desarrollo vs Testing), donde incluso el cliente es parte del equipo y pieza fundamental en el éxito de la construcción de un producto de software. Por lo tanto, es en este ámbito, donde empezamos a hablar de la “propiedad colectiva de la calidad”.

Todos debemos ser conscientes de nuestro aporte en la implementación de productos con los estándares de calidad adecuados. Es importante el entendimiento y la ejecución de todos los niveles de pruebas (unitarias, de componentes, de integración, de sistema, de aceptación) desde cada rol involucrado en el proyecto (Arquitectura, Desarrollo, Testing, Cliente, Product Owner, Scrum Master, Experiencia de usuarios, Diseño, Infraestructura).

Es importante que, con esta nueva dinámica de trabajo, abramos la mente y empecemos a pensar en nuestro aporte a la calidad y tengamos el coraje de empoderar a nuestros equipos haciéndolos conscientes de la propiedad colectiva de la calidad y el beneficio que esto implica para todo, es decir, así podremos avanzar en la dinámica de desarrollo y habilitar la capacidad de poder implementar y probar en un mismo Sprint de forma conjunta.

Así podremos lograr hacer refinamientos de historias de usuario claras, de hacer pruebas unitarias no solo pensando en los indicadores exigidos, sino en lo que necesitamos para hacer un buen producto, de crear pipelines de Integración Continua con pruebas automatizadas en todos los niveles, de tener en cuenta durante todo el desarrollo los atributos no funcionales (y por ende las pruebas no funcionales) tan importantes como la seguridad, el rendimiento y la usabilidad, y de eliminar la excusa “se hizo mal es porque no estaba especificado”.

Si sientes que tu equipo de trabajo aún no entiende el compromiso con la calidad, desde Sofka podemos ayudarlos a ser conscientes y evolucionar como equipo.

En Sofka We make IT simple, We make QA simple.

¡Contáctanos!

Más artículos